La etiqueta energética. Lavado y secado

Lavadoras

Después del frigorífico y el televisor, la lavadora es el electrodoméstico que más energía consume en el conjunto de hogares españoles.
Etiqueta energética lavadoraLa práctica totalidad de las viviendas españolas disponen de una lavadora y, por término medio, se utiliza entre 3 y 5 veces por semana.
La mayor parte de la energía que consumen (entre el 80 y el 85%) se utiliza para calentar el agua, por lo que es muy importante recurrir a los programas de baja temperatura.
En la etiqueta energética de la lavadora aparecen reflejados la eficacia de lavado, la eficacia de centrifugado y el consumo de agua, aparte del consumo de energía por ciclo.

Con las lavadoras termoeficientes se consigue reducir el tiempo de calentamiento del agua consiguiendo una importante reducción del impacto ambiental.
Sigue leyendo

La etiqueta energética. Lavavajillas

Nuestra forma de vida ha experimentado un cambio en los últimos años: cada vez es más frecuente disponer de un lavavajillas en los hogares españoles, y se emplea prácticamente a diario. Todos los estudios demuestran que es mucho más económico lavar la vajilla en estos aparatos que a mano, tanto en consumo de agua como en consumo energético.
Refiriéndonos a este consumo, el 90% del mismo se produce en el proceso de calentar el agua. Etiqueta energética lavavajillas
No obstante las mejoras tecnológicas permiten disponer de modelos que seleccionan la temperatura del agua y de programas económicos que permiten reaprovechar el calor del lavado para el aclarado o el secado, sin tener que consumir energía nuevamente.
Los desarrollos tecnológicos en el consumo energético y de agua de un lavavajillas han alcanzado prácticamente su techo, siendo muy abundantes en el mercado los de clases energéticas superiores (A) y la reciente aparición de aparatos termoeficientes. No obstante, empresas punteras del sector trabajan continuamente para reducir aún más estos consumos, como por ejemplo es el caso de BSH, fabricante de marcas como Bosch, Balay y Siemens, que ha desarrollado un novedoso sistema en los lavavajillas, que consiste en la utilización de zeolitas, una familia de minerales aluminosilicatos, cuya superficie porosa es capaz de absorber la humedad generada a su alrededor y desprender calor, lo que permite un mejor secado y una reducción del consumo energético.
Sigue leyendo

La etiqueta energética. Hornos

El horno eléctrico es un aparato que genera calor con energía eléctrica. Su consumo no es de los mayores, por su menor utilización. Etiqueta energética hornoLos hornos eléctricos disponen del etiquetado energético que nos facilitará conocer qué aparatos son más eficientes. La etiqueta energética del horno distingue entre 3 tipos de tamaños, según el volumen útil del horno: pequeño, medio y grande. En el horno eléctrico, las clases de eficiencia ya no atienden a consumos comparados, sino a consumos unitarios. La referencia de consumo en esta etiqueta es la media del consumo para el horno pequeño, de 1 kWh cada vez que se usa, correspondiente a la clase D.

Consejos prácticos

  • Si va a comprar un horno eléctrico procure que sea de la clase más eficiente.
  • No abra innecesariamente el horno. Cada vez que lo hace está perdiendo un mínimo del 20% de la energía acumulada en su interior.
  • Procure aprovechar al máximo la capacidad del horno y cocine, si es posible de una vez, el mayor número de alimentos.
  • Busque el tamaño de horno adecuado a sus necesidades: además del convencional horno de 60 centímetros, existen en el mercado hornos compactos, con el mismo ancho, pero una altura menor.
  • Generalmente no es necesario precalentar el horno para cocciones superiores a una hora.
  • Apague el horno un poco antes de finalizar la cocción: el calor residual será suficiente para acabar el proceso.

La etiqueta energética. Frigorífico

Hoy en día, la totalidad de las viviendas disponen de frigorífico, uno de los electrodomésticos que más electricidad consume en el hogar. Al tener un uso continuo (apenas sí se desconecta para eliminar la escarcha y limpieza o por ausencias prolongadas del hogar), tiene un consumo muy apreciable, Etiqueta energética frigoríficoaunque su potencia no sea muy grande: unos 200 W, frente a un secador de pelo que puede llegar a alcanzar potencias de 2.000 W. Sin embargo, el uso que hacemos del secador es mucho menor y también lo es su consumo a lo largo del año.

A diferencia de otros aparatos, las prestaciones del frigorífico dependen de las condiciones del lugar donde se ubique y de la instalación de los mismos, por lo que es importante recibir el consejo de un profesional al instalarlo. Es necesario permitir la circulación de aire por la parte trasera del frigorífico y, en la medida de lo posible, alejarlo o aislarlo de focos de calor.

El hielo y la escarcha son aislantes y dificultan el enfriamiento en el interior del frigorífico. Existen modelos, los llamados “no-frost” o sin escarcha, que tienen una circulación continua de aire en el interior que evita la formación de hielo y escarcha, aunque, por otro lado, es necesario tapar los alimentos para evitar que se resequen y pueden tener unos consumos y un nivel sonoro ligeramente superior que sus equivalentes de frío dinámico.
Sigue leyendo