La etiqueta energética. Frigorífico

Hoy en día, la totalidad de las viviendas disponen de frigorífico, uno de los electrodomésticos que más electricidad consume en el hogar. Al tener un uso continuo (apenas sí se desconecta para eliminar la escarcha y limpieza o por ausencias prolongadas del hogar), tiene un consumo muy apreciable, Etiqueta energética frigoríficoaunque su potencia no sea muy grande: unos 200 W, frente a un secador de pelo que puede llegar a alcanzar potencias de 2.000 W. Sin embargo, el uso que hacemos del secador es mucho menor y también lo es su consumo a lo largo del año.

A diferencia de otros aparatos, las prestaciones del frigorífico dependen de las condiciones del lugar donde se ubique y de la instalación de los mismos, por lo que es importante recibir el consejo de un profesional al instalarlo. Es necesario permitir la circulación de aire por la parte trasera del frigorífico y, en la medida de lo posible, alejarlo o aislarlo de focos de calor.

El hielo y la escarcha son aislantes y dificultan el enfriamiento en el interior del frigorífico. Existen modelos, los llamados “no-frost” o sin escarcha, que tienen una circulación continua de aire en el interior que evita la formación de hielo y escarcha, aunque, por otro lado, es necesario tapar los alimentos para evitar que se resequen y pueden tener unos consumos y un nivel sonoro ligeramente superior que sus equivalentes de frío dinámico.

Clases A+, A++ y A+++

Para los frigoríficos y congeladores surgieron dos nuevas clases de eficiencia aún más exigentes que la Clase A. La Clase A+ engloba todos aquellos aparatos con un consumo inferior al 42% del consumo medio de un aparato equivalente y la Clase A++ a los que consuman por debajo del 30%. A partir de diciembre de 2011 ya es obligatorio el empleo de la nueva etiqueta.

Pérdidas frío

La principal causa de la pérdida de frío de un frigorífico o congelador se debe al aislante. Así, las clases más eficientes cuentan con mejor aislamiento de los equipos.

Consejos prácticos

  • Compre frigoríficos con etiquetado energético de la clase más eficiente. Ahorran energía y dinero.
  • No compre un equipo más grande del que necesite.
  • Déjese asesorar por un profesional sobre la instalación.
  • Mantenga limpia la trasera del aparato.
  • Si su frigorífico no es no-frost, descongele antes de que la capa de hielo alcance 3 mm de espesor: podrá conseguir ahorros de hasta el 30%.
  • Compruebe que las gomas de las puertas están en buenas condiciones y hacen un buen cierre: evitará perdidas de frío.
  • No introduzca nunca alimentos calientes en el frigorífico: si los deja enfriar fuera, ahorrará energía.
  • Cuando saque un alimento del congelador para consumirlo al día siguiente, descongélelo en el compartimento de refrigerados en vez de en el exterior; de este modo, el alimento sufrirá una descongelación menos brusca y el frigorífico obtendrá ganancias gratuitas de frío.
  • Como regla general, ajuste el termostato para mantener una temperatura de 5ºC en el compartimento de refrigeración y de -18ºC en el de congelación.
  • Abra la puerta lo menos posible y cierre con rapidez: evitará un gasto inútil de energía.