La etiqueta energética. Lavado y secado

Lavadoras

Después del frigorífico y el televisor, la lavadora es el electrodoméstico que más energía consume en el conjunto de hogares españoles.
Etiqueta energética lavadoraLa práctica totalidad de las viviendas españolas disponen de una lavadora y, por término medio, se utiliza entre 3 y 5 veces por semana.
La mayor parte de la energía que consumen (entre el 80 y el 85%) se utiliza para calentar el agua, por lo que es muy importante recurrir a los programas de baja temperatura.
En la etiqueta energética de la lavadora aparecen reflejados la eficacia de lavado, la eficacia de centrifugado y el consumo de agua, aparte del consumo de energía por ciclo.

Con las lavadoras termoeficientes se consigue reducir el tiempo de calentamiento del agua consiguiendo una importante reducción del impacto ambiental.

Agentes que actúan en la fase de lavado y pueden reducir el consumo:
Acción química: Se mejora la eficiencia por la nueva generación de enzimas que permite lavados a temperaturas más bajas.Consumos lavadora
Acción térmica: Las mejoras intentan disminuir el uso de agua caliente, optimizando, en contrapartida, la acción mecánica para un buen lavado.
Acción mecánica: Mejoras en el diseño de tambor, paletas, difusores y orificios. Incorporación de recirculación y gestión electrónica del proceso.

La costumbre de clasificar las lavadoras únicamente en función del volumen de carga y de las revoluciones que puede alcanzar en el proceso de centrifugado hace que dejemos de lado las mejoras, tanto en eficiencia energética como en calidad de proceso, que se obtienen con los programas adecuados o la ingeniería del diseño.

Consejos prácticos

  • Compre lavadoras con etiquetado energético de la clase más eficiente. Ahorrará energía y dinero.
  • Busque también en la etiqueta clase A de lavado; además de consumir poco, lavará bien.
  • Aproveche al máximo la capacidad de su lavadora y procure que trabaje siempre a carga completa.
  • Existen en el mercado lavadoras con programas de media carga, que reducen el consumo de forma apreciable.
  • Las lavadoras con sonda de agua, que mide la suciedad del agua y la cambian hasta que sea necesario hacerlo, reducen de manera importante el consumo de agua y de energía.
  • Utilice los programas de baja temperatura, excepto para ropa muy sucia, y deje trabajar a los eficaces detergentes actuales.
  • Use descalcificantes y limpie regularmente el filtro de la lavadora de impurezas y cal; con ello, no disminuirán las prestaciones de su lavadora y ahorrará energía.

Existen en el mercado lavadoras termoeficientes, con dos tomas de agua independientes: una para el agua fría y otra para la caliente. De este modo, el agua caliente se toma del circuito de agua caliente sanitaria, procedente del acumulador de energía solar, calentador o de la caldera de gas o gasóleo. Gracias a ello, se reduce un 25% el tiempo de lavado y se ahorra energía.

 

Secadora

Es un gran consumidor de energía, cada vez más empleado pues proporciona una gran comodidad, pero se recomienda su uso en situaciones de urgencia o cuando las condiciones climatológicas no permitan el secado tendiendo la ropa al sol. Etiqueta energética secadoraSi bien es cierto, ha habido un gran avance en estos aparatos y pueden encontrarse en el mercado secadoras con consumos energéticos muy inferiores a los que estábamos acostumbrados. En cualquier caso, es conveniente centrifugar la ropa antes de meterla en la secadora.
Existen secadoras menos consumidoras: las de tecnología de bomba de calor, la versión a gas de la secadora, y las que incluyen ciclos con enfriamiento progresivo, que permiten terminar de secar la ropa con el calor residual de la secadora.
Tras un centrifugado a 1.000 rpm queda un remanente de humedad del 60%. Es decir, si la carga de la lavadora es de 6 kg de algodón, al final del lavado la ropa contiene unos 3,5 litros de agua que hay que eliminar por el proceso de secado. Por eso es tan importante centrifugar la ropa al máximo posible para ahorrar energía durante el secado.

En la etiqueta energética de la secadora se indica también si el tipo de secado es de extracción o de condensación.
Asumiendo un gran consumo en calentamiento del aire, las mejoras de eficiencia energética en una secadora se producen por el modo en que se elimina la humedad de éste o se reutiliza el calor remanente del mismo, influyendo cómo sea el tipo de secado y, sobre todo, el control electrónico del proceso.

El secado puede ser por:
Extracción: El aire calentado y húmedo se expulsa al exterior para eliminar la humedad y seguir secando. (Ineficiente).
Condensación: El aire caliente y húmedo de secado se hace circular por un circuito de condensación que elimina el agua. (Eficiente).

El control puede ser por:
Sensor de humedad: Sistema inteligente que detiene el proceso a la humedad deseada por el usuario. (Eficiente).
Temporizador: El proceso se detiene cuando transcurre el tiempo previsto de programación. (Ineficiente).

Consejos prácticos

  • Compre la secadora que tenga la etiqueta energética de la clase más eficiente. Ahorrará energía y dinero.
  • Aproveche al máximo la capacidad de su secadora y procure que trabaje siempre a carga completa.
  • Antes de utilizarla, centrifugue previamente la ropa en la lavadora.
  • No seque la ropa de algodón y la ropa pesada en las mismas cargas de secado que la ropa ligera.
  • Periódicamente limpie el filtro de la secadora e inspeccione el orificio de ventilación para asegurarse de que no está obstruido.
  • Con una secadora tipo bomba de calor o a gas ahorrará energía y dinero.
  • Use el sensor de humedad para evitar que su ropa se seque excesivamente.
  • Si se dispone de él, utilice el programa “punto de planchado”, que no llega a secar la ropa completamente.

 

Lavadora-secadora

La lavadora-secadora, o lava-secadora, combina dos funciones en un sólo equipo electrodoméstico. Como lavadora tiene un comportamiento normal, siendo aplicables las mismas Etiqueta energética lavadora – secadoramejoras tecnológicas que para el resto de lavadoras, así como idénticas las recomendaciones para su mantenimiento.

Como secadora, se trata del tipo especial de secado por condensación, más eficiente que el de ventilación. En una lava-secadora, usualmente, se suele poder secar la mitad de la ropa que se puede lavar (aunque existen modelos como por ejemplo, la FS-8214X de Fagor, que lava 8 Kg. y puede secar 5 Kg. o la L16950A3 de AEG, con 8 Kg. de lavado y 6 Kg. de secado).
Su etiqueta energética, realmente, unifica dos etiquetas, con especial consideración para el caso de sólo lavado.
Existen modelos de ciertos fabricantes, como el comentado de AEG con su modo inteligente, o las lavadoras con función secado de Bosch y Siemens que permiten, en un sólo proceso, retirar la ropa ya seca del aparato, sin tener que volver a recargar y accionar los mandos de secado en la máquina.